PARA HACER LAS RASTAS
PARA ARREGLAR LAS RASTAS
PARA HACER TRENZAS DE HILO
PARA LAS EXTENSIONES
CUIDADOS

Una vez hechas las rastas debéis seguir cuidándolas si queréis unas rastas bonitas.

Lo primero es NO lavarse la cabeza en al menos 15-20 días, y si podéis aguantar

más mejor, esto es para que el pelo se vaya acostumbrando a su nuevo 

estado y se vaya uniendo el pelo de cada rasta. Si os lo laváis a 

los pocos días de hacéroslas puede que se os deshagan puntas o algo más (dependiendo de la longitud de vuestro pelo). Las rastas cortas deben seguir esto a conciencia. 

 

Para lavaros la cabeza no hace falta más que un champú 

normal (sin acondicionador), los jabones de arcilla y de 

lagarto también los podéis usar. Cuando os lavéis la cabeza, frotaros 

sólo lo que es el cuero cabelludo (vamos la piel de la cabeza), las rastas con el champú que 

cae es suficiente, no hace falta que las frotéis ni nada. El tipo de cera que uséis

ya va en el gusto de cada uno, puesto que hay ceras mas pringosas y ceras

mas secas, la cera es algo que se puede usar pero es más importante arreglarlas bien con la aguja ya que las rastas se quedan más compactas cuanto más uses la aguja.

 

Lo segundo es al principio estar muy encima de ellas frotándolas con ambas manos y

arreglándolas con la aguja de ganchillo todos los días (esto ya cada uno lo que crea conveniente para sus rastas ya que cada persona tiene un tipo de pelo diferente y se hacen más

compactas o menos según el tipo de pelo). Y sobre todo, pasar la aguja después de cada lavado ya que se sueltan pelillos al mojarlas.

 

Tercero, arreglarse las raíces como explicaba antes porque si os dejáis la raíz mucho

tiempo sin arreglar se os puede empezar a unir con las raíces de las rastas de al lado

y que acabe siendo eso una rasta única.

 

Y cuarto, la aguja de ganchillo. Con una aguja de ganchillo muy fina

hay que ir metiendo los pelitos que salen de la rasta hacia dentro. Se coge la aguja

y se introduce en la rasta hasta que salga por el otro lado. Se intenta coger los pelitos

con el ganchito que tiene y se tira para sacarlos por el otro lado. Hay que repetir

esta acción hasta que todos los pelos queden dentro. Puede parecer un poco trabajo

de chinos pero en cuanto le coges el truquillo engancha y todo. Para que os dure

más tiempo lo que os habéis arreglado con la aguja, podéis echarle cera a la rasta.

 

Las extensiones no precisan muchos cuidados, arreglarse las raíces de las rastas, y pasar la aguja de ganchillo de vez en cuando en la unión entre la rasta y la extensión, así os asegurareis que no se caerá nunca la extensión.